Sr. Lector: No guiarse por estos trenes para sus viajes, algunos puede ser que ya no circulen. Grandes Viajes en Tren. Viajes por distintos países. Sitio sin fines de lucro.

domingo, 7 de octubre de 2018

The Indian Pacific

Cruzando Australia a bordo del Indian Pacific se pueden ver emús, unas aves parecidas a los avestruces, canguros e incluso camellos.
Este ferrocarril circula desde las costas del Índico a las del Pacífico a través de las minas de oro del país, a lo largo del tramo ferroviario más largo del mundo y sobre las espectaculares montañas Azules de Nueva Gales del Sur.

El Indian Pacific tarda cerca de tres días en recorrer los 4.253 kilómetros que cruzan Australia Meridional; la tarifa del viaje es algo más cara que la del avión, que tarda cinco horas. Aunque, pudiendo escoger, ¿quién no optaría por la experiencia de viajar en el Indian Pacific cuando este ferrocarril atraviesa placenteramente el continente?
Lo más probable es que los viajeros formen un grupo bastante hetereogéneo. Siempre habrá unos cuantos amantes del ferrocarril esperando llevar a cabo esta célebre ruta, hombre de negocios sin prisas que desconectan del trabajo y huyen de la oficina, pensionistas que sacan provecho de tarifas especiales y familias que prefieren el espacio y la comodidad del tren a tener que viajar con niños , encerrados en un coche y soportando temperaturas estivales de hasta 45ºC. Finalmente, esta gente, principalmente gente joven, que viaja por el puro placer y la camaradería de compartir un largo viaje en tren.
El Indian Pacific parte de la estación Perth-Este tras la locomotora diésel nº 270 de la Serie L, de West Rail. La empresa de ingeniería Clyde, de Sydney, fabricó 27 de estas locomotoras de 3.000 HP, de General Motors, entre 1967 y 1971, 24 de las cuales fueron destinadas a West Rail para llevar trenes de mineral de hierro. Sin embargo, a menudo se le asigna el servicio del Indian Pacific.
En Marcha
El trayecto completo de Perth a Sydney, de este a oeste, no fue posible hasta que se estableció un ancho de vía normalizado que atravesara Australia. Y, aunque parezca increíble, esto no ocurrió hasta el año 1970.
El tren dirección este parte de Perth, en Australia Occidental. La primera tarde transcurre en el coche bar, adquiriendo conocimientos alrededor de una copa, mientras el Indian Pacific se abre camino a través de las afueras de Perth, camino a los talleres ferroviarios de Midland. Ya al amanecer, el tren circula por entre las montañas de las afueras de la histórica ciudad minera de Kalgoorlie, donde se efectúa la primera parada del viaje a las 6 de la mañana.
Se trata tan sólo de una parada de media hora; después, el tren reinicia el viaje bajando desde las montañas hasta la meseta de Nullarbor, topónimo que significa "sin ningún árbol", pues, efectivamente, la única vegetación que hay en esta vasta llanura está formada por grama tosca y acacias achaparradas. la línea de vía única, el tramo ferroviario más largo del mundo (478 km.), es la única contribución humana a este estéril paisaje. A intervalos largos se encuentran cruces de bucles, cuyas señales a menudo están alimentadas con paneles de energía solar, en los que el Indian Pacific se detendrá a esperar el paso de los largos trenes de mercancías o bien pasará de largo. En estos lugares, se pueden encontrar pequeñas colonias de trabajadores de mantenimiento de la vía férrea.
A estas colonias presta sus servicios un tren especial, apodado Té y Azúcar, que hace un viaje semanal entre Tarcoola y Kalgoorlie, parando en cada comunidad que encuentra a su paso. Hace un trayecto de 1.278 kilómetros en tres días, y tiene de todo: banco, supermercado, gasolina, petróleo y un coche refrigerado para la carne.
El Gobierno federal australiano ha decidido conceder una subvención de 12 millones de dólares para resturar tres de los cinco trenes que operan la ruta del Indian Pacific. Aunque el servicio tiene unas pérdidas anuales de 10 millones de dólares, se espera que la mejora de los coches suponga un aumento de prestigio del tren y asegure su continuidad. Esto fue a principios de los años 90. En octubre de 1997, el Indian Pacific se vendió a Great Southern Rail.
Nada más entrar en el estado de Australia Meridional, se encuentra la diminuta ciudad de Cook, la cual cuenta con sólo 100 habitantes, pero dispone de todos los recursos de la civilización, un campo de aviación, bancos, y una pequeña grnja hospital que cubre un vasto territorio. En la época de la tracción a vapor, éste era el lugar para el cambio de locomotoras, y áun sigue estando aquí la parada para realizar el cambio de maquinista y la carga de combustible. Esto significa que los viajeros tienen tiempo para estirar las piernas y adelantar una sus relojes. Otra vez en marcha, y ya en la segunda noche, el viajero, probablemente sin darse cuenta, llegará a Tarcoola alrededor de las 5 de la mañana. Tarcoola está casi a la mitad del viaje; aquí se encuentra el ramal que enlaza con la línea de ancho normal que lleva a Alice Springs, la ruta del famoso tren Ghan, otro extraordinario viaje en tren. Esta línea reemplazo a una destartalada línea de vía estrecha y se inauguró en 1980. 
El salón de este coche de primera clase del Indian Pacific cuenta con servicio completo de bar, sala de piano y aire acondicionado. La renovación de tres de los coches será llevada a cabo en los talleres de los Ferrocarriles Nacionales Australianos, en Port Augusta, Australia Meridional, y se espera que dure dos años. 
Los alrededores de Tarcoola son territorio de camellos. Los afganos que construyeron el Ghan llevaron estos animales allí como bestias de carga, pero ahora la mayoría de ellos campa en estado salvaje. A los camellos les gustó Australia y se adaptaron bien; de hecho, hay tantos camellos australianos y tan saludables que ahora se exportan a Arabia Saudí.
Entre Tarcoola y Port Augusta, hay enormes lagos, pero, al menos que haya habido una temporada larga de lluvias, lo más probable es que estén completamente secos.
Las Tres Hermanas constituyen uno de los paisajes más fascinantes de las montañas Azules, en Nueva Gales del Sur. Cerca de Lithgow, los Ferrocarriles Nacionales Australianos, de tracción diésel, dejan paso a un par de potentes locomotoras eléctricas de NSW Country Rail que continuan el viaje hasta Sidney.
Las resplandecientes Flinders
Port Augusta ofrece la primera panorámica del mar, y desde esta localidad el viajero puede apreciar los picachos color ladrillo de la cordillera de los Flinders.
Port Augusta es unn enlace importante: el punto de salida de de las líneas que van hacia el sur, hacia la ciudad del acerom Whyalla, y las que van hacia el norte, al yacimiento de carbón de Leigh Creek. Después, en Port Pirie, el tren vira hacia el interior y se dirige hacia Broken Hill. Adelaida y los viñedos del valle de Barossa quedan bastante más al sur. Al anochecer la hierba empieza a reemplazar la maleza. El tren llega a la vieja ciudad minera de Broken Hill alrededor de la medianoche.
A la mañana siguiente, el tren ya ha llegado a la región del ganado lanar y vacuno; una tierra con pastos, eucaliptos y las aguas de la cuenca del Darling. Aquí y allá hay granjas de madera pintadas de blanco, con techos de plancha cubiertos de pintura reflectante. Muy cerca, las reses, de gran cornamenta, pastan diseminadas.
La locomotora de cabeza del Indian Pacific es una de las últimas diésel Serie EL de los Ferrocarriles Nacionales Australianos. Hay 14 de estas locomotoras de 3.000 HP, las cuales provienen de un diseño americano de General Electric Dash.
Junto a las Montañas Azules
Ahora ya se acerca el final del viaje, pero aún queda por cruzar un obstáculo más que quizá sea la sorpresa más maravillosa del viaje. Las bellas montañas Azules son de las más espectaculares del mundo.
Una bruma suspendida en el aire, causada por los aceites que se evaporan de los eucaliptos, da belleza y nombre a estas montañas.
En el lado noroeste de las montañas, se encuentra Lithgow; allí la tracción eléctrica sustituye a la diésel durante el resto del viaje. Las dos locomotoras de 1.500 V de corriente, cada una de ellas con una potencia de 3.780 HP, tienen que llevar el tren de 700 toneladas por 16 kilómetros de brutales pendientes y curvas hasta el punto más elevado del viaje, a 1.092 metros, entre Lithgow y el monte Victoria. El trazdo de doble vía se abrió en 1910, a fin de reemplazar el famoso ascenso en zigzag con sus viaductos, túneles y apartaderos en marcha atrás de la ladera de la montaña. Desde el tren pueden verse los restos del trayecto original, parte del cual lo recorre, con un ancho de vía de 1,05 metros, un tren a vapor. Éste es uno de los paisajes más bellos de Australia; profundos y escarpados valles y laderas con tupidos bosques se van perdiendo en sombras azules y grises. 
La estación central de Sidney, conocida originalmente como Terminal de Sidney, fue inaugurada el 4 de agosto de 1906 y construida con piedra arenisca local. En un principio, se pensó en volver a edificar la inapropiada estación de Redfern, en el Hyde Park, pero el pueblo de Sydney se opuso a la idea de perder el único parque del centro de la ciudad. 
El principal centro turístico de estas montañas es Katoomba, a 1.070 metros de altura. A partir de aquí todo el recorrido es cuesta abajo hasta la llanura costera, con pendientes de hasta 30,30 milésimas por metro, en algunos tramos. Las locomotoras eléctricas tienen que retener el tren en las casi continuas contracurvas. Ya en Penrith, en la falda de la montaña, Sydney queda a tan sólo 55 kilómetros cruzando las afueras , y el breve crepúsculo ha dado paso a la noche.
El puente del puerto de Sydney, destacando en la fotografía sobre el hotel Park Hyatt, puede contemplarse iluminado desde el Indian Pacific cuando entra en Sydney. El tren se inauguró para sacar rendimiento al trayecto, finalizado en 1970, de ancho de vía estándar de Sydney a Perth, siguiendo, a continuación, la conversión a ancho de vía estándar del tramo Broken Hill-Port Pirie.
Pronto, los rascacielos y la magnífica iluminación del Harbour Bridge aparecen recortados en el perfil de la ciudad. Se suele llegar a la estación Sydney Central a las 19:35 horas, aunque el horario y la frecuencia del Indian Pacific siempre están en entredicho; existe la posibilidad de un Indian Pacific dos veces por semana y un tren semanal de Adelaida a Perth en sustitución del servicio actual. Los viajeros con ánimo de hacer esta ruta deberán comprobar los horarios antes de planear el viaje. 
En la actualidad
Longitud del tren: 774 metros, incluídas dos locomotoras y 30 coches.
Peso del tren: 1400 toneladas aprox.
Velocidad media del tren: 85 Km/p/h. Velocidad máxima: 115 Km/p/h.
El Símbolo del tren es el águila de cola de cuña, el ave rapaz más grande de Australia. Su enorme envergadura de dos metros simboliza el viaje épico que atraviesa el continente.
Con el horizonte CBD de Perth como telón de fondo, la locomotora NR28 arrastra un Indian Pacific aparentemente desde la Terminal Este de Perth (no visible en la imagen), al comienzo de su largo viaje transcontinental a Sydney vía Adelaide, Australia. ©Foto Bahnfrend CC BY-SA 4.0 Archivo: NR28+IP Mt Lawley, 2014 (2).jpg - Creado el 21 de diciembre de 2014. licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International
La locomotora NR27 con un Indian Pacific hacia el este en los suburbios de Perth en noviembre de 2013. ©Foto Bahnfrend CC BY-SA 3.0 Archivo: NR27+IP Mt Lawley, 2013.JPG - Creado el 17 de noviembre de 2013 licencia Reconocida-Compartir Igual 3.0 Unported de Creative Commons
Fuente: El Mundo de los Trenes - Ediciones del Prado S.A. 1997 - Madrid (España), salvo mención expresa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario